LA FRUSTRACIÓN EN LA CRIANZA

Cuando tomamos la decisión de formar una familia 👩‍👧‍👦👨‍👨‍👦, generamos de forma inevitable una serie de expectativas en relación al proceso de crianza, tratando de ser el mejor padre/madre posible para nuestr@s hij@s, pero a veces la realidad no es tan cual la hemos imaginado😓.

Estas expectativas habitualmente se sitúan en un estándar muy alto, en el que se obvia lo negativo y que es difícil mantener en el tiempo. Esperamos tener una casa en perfecta armonía, con niñ@s que cumplen las normas, son siempre felices, tienen buenos resultados académicos, donde no existen las rabietas ni los sentimientos negativos. 🏠

Con el tiempo, nos damos cuenta que todo esto que nos habíamos imaginado, no se parece a la realidad que estamos viviendo, y es entonces cuando nos podemos sentir frustrados como madre/padre.😫

Se define frustración cómo una emoción o sentimiento que surge cuando algo ocurre de una manera inesperada, y nos impiden satisfacer un deseo. Es frecuente que esta frustración aparezca en las diferentes etapas de la vida de nuestros hijos, aunque los motivos van cambiando🔁. Por ejemplo, cuando son pequeños, nos puede ocurrir ante las rabietas o los gritos, mientras que, al crecer, puede que aparezca ante los malos resultados académicos o porque no cumplan con los horarios establecidos.

Estamos muy acostumbrados a escuchar que los más pequeños tienen que aprender a tolerar la frustración, pero ¿nos hemos parado a pensar si los adultos sabemos hacer una gestión adecuada de este sentimiento?🤔

Cuando vamos creciendo, interiorizamos una serie de herramientas personales que nos ayudan a gestionar las emociones negativas que nos generan las diferentes situaciones que vivimos en nuestro día a día, sin embargo, cuando nos convertimos en padre/madre, nos enfrentamos a una serie de sentimientos nuevos, que no hemos aprendido a manejar.🙄

¿qué podemos hacer entonces para mejorar este sentimiento?

  • Rebaja tus expectativas.⬇️

Analiza cuales son las expectativas que has depositado en primer lugar en ti como madre/padre y en segundo lugar, sobre tus hij@s, y trata de rebajarlo. No trates de buscar la perfección, busca aquello que os haga felices y no te preocupes en exceso de cosas que no son realmente importantes.

  • Confía en ti y no te culpes.👍

Ante las dificultades, confía en que lo estás haciendo bien y que podrás encontrar una solución. Evita sentimientos que te generen culpabilidad, en la crianza no todo va a salir según lo planeado, no puedes tenerlo todo bajo control.

  • Expresa tus emociones.💚

Tus reacciones y comportamientos son un espejo en el que tus hijos se miran, y aprenden de ello, así que, expresar tus emociones también será positivo para que ellos puedan expresar las suyas. No pasa nada por que tus hijos te vean llorar, o te vean decaíd@, comparte con ellos cómo te sientes, aunque recuerda, no son tus confidentes, puedes compartir la emoción, pero no la preocupación.

Tolerar la frustración significa poder enfrentar los problemas y limitaciones que tenemos a lo largo de la vida, a pesar de las molestias o incomodidades que nos puedan causar🔥. Tolerar la frustración como padres significa adquirir nuevas herramientas para gestionar las diferentes situaciones del día a día, pensando en el bienestar de nuestros hijos, aunque esto suponga alejarnos de las expectativas que hemos creado.🌸

No olvides que desde el SAF, contamos con un servicio de orientación, que puede ayudarte a adquirir estas herramientas que mejoren vuestro día a día como familia.💬

María Alcaide
Técnica de familia del SAF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *