bienvenidas y bienvenidos

El Servicio de Atención a la Familia del municipio de Alcalá de Henares es una prestación socio-educativa, pública y gratuita, implementada por los Servicios Sociales Municipales, que pretende promover el bienestar de las personas menores incidiendo especialmente en aquellas situaciones familiares que pueden constituir un riesgo para ellas, siendo el marco más próximo y cercano a la realidad de las familias y las y los menores en el municipio, lo que facilita la detección, prevención y atención de las dificultades y necesidades que presentan.

somos saf

El Servicio de Atención a la Familia comenzó a desarrollar su actividad en el mes de febrero de 2017 y cuenta con un Equipo Técnico de profesionales con experiencia en atención familiar, dinámico e innovador.

Las actuaciones del Servicio de Atención a la Familia responden a la promoción y apoyo a las familias en las dificultades, crisis y conflictos que puedan surgir a lo largo de su ciclo vital, con especial atención a la diversidad de modelos familiares, posibilitando la mejora de la convivencia y relaciones familiares, así como todas aquéllas que generen la detección de indicadores de riesgo o desprotección social y pongan en marcha actuaciones para la disminución o eliminación del riesgo y con ello, la mejora del bienestar del/la menor y su familia.

actuaciones

  • De información y asesoramiento a las familias y menores, sobre recursos, prestaciones, ayudas, etc. del ámbito público o privado, en materia de familia y menores.
  • De orientación grupal: Vinculada a contenidos relacionados con la convivencia saludable, comunicación familiar, gestión de conflictos, parentalidad positiva y resolución de crisis familiares propias de su ciclo evolutivo y que les faciliten habilidades educativas, sociales y de organización familiar-doméstica en su proceso de asunción de responsabilidades.
  • De orientación familiar: Actuaciones profesionales que se realizan de forma presencial y con una duración limitada, máximo 10 sesiones, con objeto de abordar voluntariamente las situaciones de crisis propias del ciclo evolutivo familiar, potenciando habilidades educativas y relacionales, y la gestión o resolución positiva de tensiones o dificultades familiares con la finalidad de favorecer vías de comunicación y búsqueda de acuerdos consensuados.